Hace tiempo que es evidente la química sobre las tablas entre Rocío Saiz (cantante de Las Chillers) y Enrique F. Aparicio (Esnórquel DJ). Sus catárticas sesiones conjuntas acaban una y otra vez en euforia colectiva. Pero la relación entre ambos va mucho más allá de un dj set conjunto. A través de Monterrosa, su nuevo dúo de synthpop, comparten filosofía de vida, referentes (Miranda!, Dënver, Javiera Mena) y, sobre todo, un relato generacional. Y eso es, precisamente, de lo que va Parálisis: de un agotamiento post-ruptura y de una saturación de estímulos que derivan en bloqueo mental. De una parálisis que se redime bailando. Sola, pero viva. El día a día de la generación líquida, vaya.

Para contarlo, Monterrosa se han rodeado de un elenco de colaboradores entre los que se encuentran Espe Palacio (Las Chillers), Pau Paredes (Elyella, Kostrok) o Rodrigo Luxon. Juntos, han trabajado en un proyecto musical y visual que se continuará expandiendo a lo largo de 2018 con nuevas canciones y actuaciones.

Desde que Rocío Chillers y Esnórquel DJ coincidieron por primera vez cerca de un escenario, supieron que sus destinos estaban unidos. Ambas entienden la música como elemento generador de un espacio donde poder celebrar quién eres: es en la pista de baile donde uno se viste como quiere, se mueve como quiere y se relaciona con los demás como le nace. Monterrosa nace como un vehículo donde explorar las inquietudes creativas que desde siempre han rondado las cabezas de sus dos miembras, usando como eje la creación artística más importante de la sociedad de capitalismo industrial avanzado: la canción pop.

Juntas o por separado, todo lo que Rocío y Esnórquel han tocado hasta ahora lo han impregnado con intereses y necesidades comunes: la reivindicación de la diferencia, el poder de lo lúdico, la celebración de los cuerpos y la apropiación de todo aquello que durante mucho tiempo sintieron la necesidad de ocultar o disimular. Sin saberlo, Pedro Almodóvar definió muy bien a Monterrosa en las líneas de diálogo que salían de la boca pintada de Paquita en La mala educación: “dos polvos, dos rayas, dos amigas, dos cabalgan juntas, dos por la carretera”.