Joe Crepúsculo es uno de los personajes más particulares y creativos del país. Compruébalo si no se lo crees. Antes con Tarántula, nombre de su primera banda y, desde 2008 en solitario, el catalán afincado en Madrid es para Mondosonoro un raruno,una virtud estimada y valorada por el público y la prensa, pero desde luego es un valiente de culo inquieto con una propuesta musical fuertemente promiscua. Porque Joël Iriarte incorpora a su personal sonido todo lo que se vaya encontrando por el camino, sin ningún tipo de prejuicio y siempre guiado por una intuición musical inédita en la música en español.
Otra de sus cualidades es la prolifiicidad. En solitario ha publicado siete discos en los que ha sido capaz de reinventarse una y otra vez sin perder un ápice de autenticidad. Siempre en la delgada línea entre el atrevimiento y la iconoclasia, su aventura a solo comenzó con Escuela de Zebras (Producciones Doradas, 2008).
Ese mismo año, con Supercrepus (Producciones Doradas, 2008) nos regala nada menos que veinte temas, todos ellos hits de lo más festivos, uno de tres de otro, sind descanso, que incitan ser tarareados. En Chill Out (Discoteca Océano, 2009), el catalán sigue igual de gamberro, pero será en 2011 con Nuevo Ritmo (Canadá, 2011) cuando el músico convencerá a todos de la suya es una revolución permanente. Esta vez, Jöel revisa algunos de sus mejores temas, dándoles un tamiz latinoamericano indistintamente de bossa, ranchera, country y… reguetón.
En su siguiente trabajo, El Caldero (Mushroom Pillow, 2012), Joe se encuentra muy cómodo entre lo divertido y lo directamente genial, haciendo lo que el pide el cuerpo en cada momento, como de costumbre, como sigue ocurriendo en Baile de Magos (Mushroom Pillow, 2013).
Lo último, nada menos que su séptimo álbum, ha sido Nuevos Misterios (El Volcán / Ópalo Negro, 2015), un trabajo de bases electrónicas, riffs sintéticos y galbana castiza junto a Tomasito, Soléa Morente o La Bien Querida entre otros. De nuevo, mezcla el espíritu del casiotone con la profundidad de unas letras honestas (Joe Crepúsculo no es ajeno al mundo cabrón que no ha tocado habitar). Eso sí, sin olvidar que ha venido para calentar la pista de baile.
“Te voy a pinchar”, fue el primer single de adelanto de su octavo álbum de estudio “Disco duro”. Donde rebaja las revoluciones y se centra en pequeños detalles y medios y tiempos obviando su yo más marinero. Un claro ejemplo es su adictivo segundo single “Música para adultos” y sus sorprendente videoclip.